foto de atlante-nachel-III





1584: Almonacid de Zorita ¿ovnis o cometas?


El Ayuntamiento de Zorita editó en 1982 un libro titulado “Relación de casos notables”, escrito en el siglo XVI por Matias Escudero de Cobeña, (1525-1595) alcalde y cronista de la villa, rescatandolo del olvido de la Biblioteca Provincial de Toledo.
Su titulo completo es el de "Relacion de Casos Notables ocurridos en la Alcarria y otros lugares en el siglo XVI". El libro ha sido transcrito por Francisco Fernández Izquierdo, que en su estudio preliminar nos informa que se trata de una recopilación de multiles noticias y acontecimientos sucedidos en la comarca, y que merecieron su atención por distintos motivos. Francisco Fernández clasificó todas estas noticias en varios temas. En nuestro caso, nos importan las englobadas en "noticias de cometas, estrellas y eclipses".
Todavía en el siglo XVI persistía la idea medieval de que estos sucesos eran una señal profética de catástrofes, enfermedades, hambre o sequías. Matias Escudero , como cabría esperar, mantiene estas ideas a lo largo de su libro, donde a veces añadía un deseo al final del relato, como el del capítulo 777: "plega a nuestro señor que no sean señales ni prodigios para el daño de la cristiandad, sino felices sucesos".
Muchos de estos relatos celestes son fácilmente identificables con cometas, elipses y fenómenos atmosféricos.
Cabe destacar lo acontencido en el capítulo 838. El 26 de Octubre de 1580 la reina Ana de Austria, cuarta esposa de Felipe II y madre de Felipe III, fallecia víctima de una epidemia de gripe que asolaba España y Portugal. Coincidió en esos días con la aparición de un gran cometa que fue visible durante una semana, para finalmente dividirse en tres partes que cayeron por separado, justamente el día de su muerte. Un fenómeno celeste que en seguida fue interpretado como un mal augurio por la población, y que fue recogido en multiples escritos de la época.
A su vez, el 5 de octubre del mismo año, en Almonacid de Zorita, y de forma local, se pudo ver al amanecer el prodigio de los tres soles, con gran asombro de los testigos. Se trataba de un fenómeno atmosférico que hoy conocemos como parhelio, y del que hablaremos más adelante.
Sin embargo, otros son algo más extraños e inusuales. En contreto, el comentado en el capítulo 877 bajo el título "señales que se vieron en el cielo", describiendo los tres "cometas" que aparecieron el 4 de septiembre de 1584, uno tras de otro, a las 9 de la noche durante una media hora, iluminando todo el cielo nocturno, dejando un rastro de fuego que se difuminaba en una especie de nube blanquecina.
El mismo Francisco Fernández ya menciona que los aficionados al misterio lo identificarían como casos ovni. Pero todo indica que fueron tres meteoritos, que quizá formaron parte de uno más grande, y que al paso de la atmósfera se fragmentaron y cayeron a la tierra uno tras de otro entre grandes estelas y humaredas resplandecientes.
Este suceso fue recogido en un artículo del periódico "Nueva Alcarria", de fecha 9 de octubre de 1982, en su portada, e interpretado como "una antigua historia de ovnis".

Links

Relacion de casos notables

Capítulo 877

Señales que se vieron en el cielo. Año 1584

... Y en este tiempo sucedió a los cuatro de septiembre, a las nueve horas de la noche, salió un cometa a la parte do sale el sol, el cual fue grande a el parecer de los hombres.

Pasado un rato después de lo dicho, salió por quella parte dicha otro cometa tan grande y espantoso, que pareció abierto el cielo. Y paró toda la tierra muy clara, y con su resplandor privaba a los ojos de los hombres la vista. Y se hizo este fuego muy largo y espacioso. Y después se paró retortijado, y con rastro de fuego. Y después se vino a hacer como una nubecilla blanca, en la forma que estaba de fuero. Duraría esto como medio cuarto de hora.

Y después de pasado lo dicho, tornó en el mismo lugar a salir otro cometa como el primero. Espantó este prodigio a muchos hombres. ...