Desde siempre, la aparición de la Virgen en nuestra provincia ha marcado la historia y creencias de los pueblos de un modo tan profundo que, tras el paso de los siglos, aún se sigue verenando el acontecimiento con la misma fé como el primer día.
1710 : las hostias sangrantes de Tartanedo
1901: Curación con la Medalla Milagrosa